Arte y primavera: cuadros dedicados al regreso del verano

ARTE Y PRIMAVERA

Con la primavera, toda la naturaleza parece vuelve a la vida, los árboles vuelven a engrosar su follaje y las flores florecen en un profusión de colores. En resumen, esta temporada parece hecha especialmente para pintores de todas las edades, que, teniendo el alma particularmente sensible a la belleza, no pudo resistir el encanto de este momento de floración, transformando, cada uno según su estilo, las sensaciones y emociones de la primavera en verdaderas obras de arte. Entonces, descubramos algunas de las pinturas más hermosas (y famosas) donde Arte y primavera se encuentran.

Primavera de Sandro Botticelli (1482)

arte y primavera

Quizás el cuadro más famoso de Botticelli junto con el Nacimiento de venus. En esta obra maestra del Renacimiento, cada uno de los nueve personajes presentes representa una deidad. De hecho, en el centro del cuadro encontramos Venus, diosa de la belleza y la fertilidad, que en medio del Jardín de las HespéridesYo (donde crece la manzana de la inmortalidad) observa el advenimiento de la primavera.

De hecho, de derecha a izquierda podemos ver Céfiro (el carácter azulado es algo inquietante) que es el viento que acompaña la llegada de la primavera y secuestra al ninfa cloris quien, después de la unión con Zephyr, se convertirá en la diosa Flora (la mujer lo viste lleno de flores), protector del trabajo agrícola y personificación de la primavera. Aquí está Venus, símbolo del amor supremo a cuya izquierda aparecen las Tres Gracias (Aglaia, Euphrosine y Talia), que representan la belleza, la castidad y el amor, y finalmente Mercurio, el mensajero de los dioses que aquí se propone perseguir las nubes del cielo, defender el jardín y la primavera.

Primavera de Arcimboldo (1563)

arte y primavera

Esta pintura es parte del trabajo Cuatro estaciones desde Giuseppe Arcimboldo, el pintor famoso por los retratos compuestos de flores, frutas y verduras. En honor a la primavera, por lo tanto, el artista utilizó elementos características de esta temporada – rosas, belladonas, corolas, azucenas, botones florales – para crear un busto femenino de perfil y, al mismo tiempo, transmitir las sensaciones de floración y abundancia propias de la primavera.

Primavera de Claude Monet (1872)

arte y primavera

Otra “Primavera” (¡quizás los artistas usaron toda su creatividad para las obras y poco quedó para los títulos!), Esta vez según el estilo impresionista del gran Claude Monet, que quiere ser restaurado combinando los colores de la paleta el impacto visual del vestido holgado de la mujer en medio del prado iluminado por un sol primaveral que se filtra entre las ramas de los árboles. ¡Es casi como si pudieras oler la hierba!

Los Printemps de Claude Monet (1872)

arte y primavera

En este otro maravilloso cuadro de Monet, disfrutamos de los resultados de cuadro en pleno aire, la pintura «al aire libre» típica de los impresionistas, que traían colores y caballetes directamente a los lugares que querían retratar (los impresionistas eran grandes paisajistas) para capturar cada matiz del entorno circundante, «imprimiéndolo» en el lienzo .

mujer con sombrilla en el jardín de Pierre-Auguste Renoir (1875)

arte y primavera

Renoir fue también uno de los máximos exponentes del impresionismo y en esta pintura realmente se parece a perderse en la hierba de un prado florido. El jardín retratado, entre otras cosas, era el mismo que el artista veía todos los días desde la ventana del su estudio en parís, quedando admirado por la belleza de los colores y la tranquilidad que brindaba el lugar.

Un dimanche después del midi à l’Île de la Grande Jatte de Georges-Pierre Seurat (1886)

arte y primavera

Un domingo por la tarde en la isla de Grande-Jatte – más comúnmente llamada Grande Jatte – es en cambio una de las obras más famosas de Georges-Pierre Seurat, uno de los padres del movimiento. puntillista. El nombre del movimiento en sí es muy claro: ¡todo el trabajo se hizo con “puntos” de color!

La pintura es bastante grande (unos dos metros por tres) y representa el islote de Grande-Jatte, en el río Sena de París, donde las familias burguesas de la ciudad solían pasar sus tardes de primavera.

Rama de flor de almendro de Vincent Van Gogh (1890)

arte y primavera

El grande no podía faltar en la colección Arte y Primavera Vincent Van Gogh. Este retrato de una rama de almendro en flor en su sencillez, influenciado por el estilo de los estampados japoneses que el artista aprecia especialmente, logra comunicar la esencia misma del renacimiento de la naturaleza.

Van Gogh estaba particularmente apegado a esta pintura porque la creó junto con hermano theo, quien fue una de las pocas personas a las que estuvo verdaderamente apegado a lo largo de su vida.

gramo de Ferdinand Hodler (1901)

arte y primavera

Aunque no muy famosos, los suizos Ferdinand Hodler fue un talentoso pintor de paisajes, cuyo estilo evolucionó entre el impresionismo y el simbolismo, con una «pizca» de influencia Arte nuevo. Esta pintura representa la primavera floreciendo en una pradera de montaña, una vista familiar para el artista, que amaba pintar paisajes alpinos y los numerosos lagos de Suiza.

Peligro por Arthur Hacker (1902)

arte y primavera

Incluso el artista inglés Arthur Hacker no es particularmente famoso, pero como puede ver, ¡»la mano» tenía razón! Hacker en realidad se especializa en retratos y pinturas de origen religioso, pero con su propia belleza. Peligro («En peligro») puede llegar a los sentidos (no solo la vista) gracias a los colores y sensaciones del campo florido.

jardín italiano de Gustav Klimt (1913)

arte y primavera

Terminamos el «paseo» entre Arte y Primavera en un jardín italiano retratado por el pintor austriaco Gustav Klimt, quien en esta pintura abraza el legado de los impresionistas y comienza a pintar como ellos, en medio de la naturaleza. ¿No quieres agacharte y recoger una flor?

Deja un comentario